¿Has evaluado ya tus talentos?

¿Has evaluado ya tus talentos?

Querid@ Lector@, comenzaré este post de una manera atípica, porque me gustaría empezar presumiendo un poco. O tal vez no se trata de presumir, sino de compartir contigo el momento que estoy disfrutando porque no sólo tengo el placer de charlar contigo a través de este medio, sino que lo hago en un sitio poco común para escribir. Esta mañana de domingo estoy sentada en el banco de un parque casi vacío y escuchando la música de miliares de cigarras que, con gran entusiasmo, anuncian al mundo su existencia.  El cielo está totalmente despejado y sobre Madrid reina el verano. ¡No me dirás que no tengo motivos para dar gracias!  Los tengo y disfruto del momento, del cielo, del sol y de la mañana. Y estoy agradecida. Pero ya oigo la voz de los eternos quejicones que me dicen: ¿Y de qué te alegras? Es una mañana normalita, ya hace calor y dentro de nada vamos a tener 38º. Las cigarras hacen un ruido que da dolor de cabeza, en todas partes (menos en las zonas con riego) ya está todo seco ¿Qué es lo que te produce tanta alegría?  

Exacto, ¿qué me produce alegría? ¿De qué gozo? Esta pregunta se refiere también a ti, mi Querid@ Amig@. ¿Qué te alegra? ¿De qué disfrutas, qué dibuja una sonrisa espontanea en tu rostro? ¿Qué momentos, personas, vivencias? ¿Cuáles recuerdos?

¿Por qué pregunto esto? Pues bien, yo creo que uno de los grandes talentos que podemos tener, pero también desarrollar en nuestra vida, es la gratitud. Comencé describiendo la situación que estoy viendo en todo su realismo. Lo que para mí es el motivo de alegría y gratitud, para otra persona puede ser causa de quejas y descontento. Y, por supuesto, no se trata de que te gusten los parques y las cigarras. Porque se puede valorar y estar agradecido por todo. ¿Y tú? ¿Por qué cosas concretas estás agradecido? ¿Y a quién agradeces? ¿Cuáles son las personas, vivencias, momentos que te vienen a la mente cada noche para agradecer sinceramente por ellos? 

Hace unos días hablé con una conocida sobre mi último post y sobre los talentos pero, principalmente, sobre sus talentos. Lo que me dijo me resultó bastante triste porque fue todo lo contrario a lo que son los talentos como tales. Sus reflexiones se pueden resumir en que antes, cuando era joven, se veía como una persona dotada de muchos dones y no necesitaba envidiar a nadie porque, comparándose con los demás, se veía mas guapa, mejor como persona, con muchos talentos… en una palabra, siempre se veía como alguien que era más que otros. Ahora, cuando la juventud, la salud y la belleza han pasado a la historia, cuando ha perdido todo lo que vivía hasta ahora y de lo que estaba contenta, se compara con los demás y los envidia. Le parece que otros tienen una vida mejor, más fácil, con mejores familias o salud, que pueden viajar, etc. ¿Comprendes ya el problema de mi conocida? Ella no buscaba sus talentos, no intentaba desarrollarlos para sí misma o para los demás. De alguna manera, simplificando un poco, se podría decir, que ella vivía y sigue viviendo de compararse con los demás. A veces salía bien y estaba contenta, en otras ocasiones le parecía que salía peor parada que otros, y eso era motivo para sus grandes frustraciones. En realidad, nunca estaba concentrada en lo suyo ni valoraba lo que era excepcional y único en ella misma. No aprendió a agradecer sino a compararse.

Creo que el caso de mi conocida no es algo aislado. Amig@, ¿cómo lo ves en tu propia vida? Si te comparas con los demás ¿para qué lo haces? ¿Qué ganas al compararte? ¿Qué estás perdiendo? Respóndete muy honestamente. ¿PARA QUÉ TE COMPARAS?


BUSCA TUS TALENTOS. TUS PROPIOS Y AUTÉNTICOS DONES.

Cada ser humano, precisamente por ser humano, está dotado de grandes y excepcionales dones; y son incontables. Pero nadie posee todos los dones, igual que ninguna persona está privada de tenerlos. Cada cual tiene los suyos propios. Por tanto, vuelvo a repetirlo una vez más: busca tus propios dones, no te limites a decir que no fuiste dotado con este o aquel otro don ni que, ya que no posees algo que te gustaría tener, no puedes hacer nada más. Descubre y aprovecha lo que tienes.

 

No pierdas tiempo ni energía comparándote con otros. Aprovéchalos para desarrollar tus propios talentos. Te aseguro que tienes muchísimo para descubrir, para desarrollar, para enriquecerte y enriquecer a los demás, para ofrecer.

¿Por qué es tan importante? EN EL MOMENTO DE CONECTARTE CON TUS DONES GENUINOS, TU ACTUACIÓN PASA A UN “SEGUNDO NIVEL”. CONECTAS CON TU SER INTERIOR, TU SER PROFUNDO, CON TU ESENCIA MÁS ELEVADA. TU ACTUACIÓN ADQUIERE FUERZA, VALOR Y AGILIDAD. TE HACES INGENIOSO Y CREATIVO. NO TE CANSAS NI AGOTAS PORQUE HAS LLEGADO A LA FUENTE. BEBES DE LA FUENTE. PIÉNSALO.

Se puede decir que tu mente y tu corazón se unen para que consigas tus fines. Por eso es tan importante descubrir tus talentos más impulsores. Cuando seas consciente de ellos, cuando los desarrolles conscientemente, cuando entables con ellos una autentica conexión, te llevarán. MUCHAS VECES HABRÁS OÍDO O HABRÁS COMENTADO QUE ALGUIEN HABLA, TRABAJA O ESCRIBE COMO SI ESTUVIERA INSPIRADO. ¡EXACTAMENTE, ES ESO! Alegría, una profunda motivación, el sentirse útil, el comprender que todo tiene sentido, el sentimiento de que todo se puede conseguir, hacer; todo eso son los frutos que aparecen cuando conectas con tus dones. Nos hacemos auténticos, seguros de nosotros mismos y de lo que hacemos, sin ser arrogantes. Somos capaces de lograr el éxito. Sentimos nuestra unicidad. Vivimos la vida propia sin necesidad de compararla con la de los demás.

Los talentos permiten actuar inspirados, da igual si escribes un libro, haces una tarta de manzana, estudias para aprobar un examen, pintas las paredes o hablas con un adolescente.

¿Cómo vas a desarrollar tus talentos? ¿Qué harás para recordarlos cada día? ¿Para estar conectado con ellos? Emprende unas acciones concretas: escríbelos, haz de ellos el fondo de pantalla, cuélgalos en la nevera… Diseña unos rituales diarios que te irán recordando tus propósitos, sigue tu intuición que te dirá cómo los puedes desarrollar. Pero, sobre todo, agradece, agradece y una vez más agradece por lo que tienes.

P.S. El post de hoy va acompañado de las fotos que hice por la mañana. Son unas fotos sencillas, tomadas con el teléfono, pero son totalmente auténticas. Deseo una semana esplendida para todos.

No Comments

Post A Comment